Skip to main content

La tecnología de control de acceso en seguridad privada fortalece la seguridad en bancos, comercios y empresas gracias a que permite gestionar acceso de personal, así como prevenir diversos delitos.

Es un hecho que, ante la contingencia sanitaria, los negocios mexicanos incrementaron y modernizaron sus protocolos de acceso a sus instalaciones, adaptaron controles biométricos que se basan en métodos automáticos para identificar a las personas, haciendo incluso un análisis de sus características físicas, su comportamiento y su estado de salud.

La implementación de estos equipos que son operados por elementos de seguridad privada se incrementó notoriamente en el último año y la tendencia sigue al alza, pues llegaron para quedarse; pero lo que llama la atención es que a raíz de sistematizar datos biométricos para el cuidado de la salud, que ha sido importante claro, se observó la disminución de un 29% en el índice de robos, intromisiones y espionaje industrial al interior de las instalaciones, de acuerdo a una encuesta aplicada con empresarios de diversos sectores industriales y de oficinas en México.

Hay algo de psicológico en estos resultados. Los hampones, al saber que son registrados biométricamente, evitan cometer actos que pudieran incriminarlos y prefieren empresas que no han implementado sistemas tan sofisticados para cometer sus fechorías, pues además saben que si son descubiertos, es más fácil que más adelante le sea denegado el acceso a otras instalaciones del mismo grupo empresarial o de sus aliados.

Ver Nota.

Deja tu comentario